Plenitud del vacío

 


Cuando la mente se rinde, 

y ya no busca nada 

a lo que asirse constantemente,

experimenta el gozo del silencio, 

descansa en él sin nada más 

que quiera alcanzar. 

Y ahí, rendida pero victoriosa, 

encuentra al fin su plenitud.

Comentarios

ENTRADAS AL AZAR

Entradas populares de este blog

Meditación guiada: Energía, amor y conciencia

La luz del ser

Puro silencio