Reencuentro pleno

Sólo hay mirada,
contemplación de ti, de mí, de lo abierto y nítido,
de lo veraz, como el tacto de la lluvia
aclarando nuestros rostros con fresco y húmedo nacer.
Lo eterno se despide amando en su nunca irse, en su irse quedando
en lo insondable de nosotros. Se queda cómplice y desnudo
lo real desconocido, el pálpito de la verdad sonora,
el susurro de la interior melodía que nos reconoce y reconocemos.
Todo es reencuentro, abrazo lleno del ahora
en que despertamos nacidos, inocentes, purificados.

Comentarios

Erick Bojorque Pazmiño ha dicho que…
Saludos cordiales.

...mirar el alma divina!

Atentamente
Erick Bojorque

ENTRADAS AL AZAR

Entradas populares de este blog

Conciencia plena. La vida es Ahora

Ahora

Meditación y conciencia