Descanso

Descanso en la infinitud de mí mismo. 
No hay nadie ahora, ni yo tan siquiera.
La noche vela en el crepitar de una llama. 
Pronto ha de llegar el sueño. 
No hay nadie en la infinitud de este instante. 
Todo sucede. Todo parece abrirse a lo sin nombre. 
Todo calla y es perfecto. 
Todo descansa, sin saber más nada, 
en la infinitud de nadie. 

Comentarios

ENTRADAS AL AZAR

Entradas populares de este blog

Silencio interior

Amor más allá

El libro que lo responde todo