No dualidad

Sin dos, sin palabras, sin conceptos. 
En la no mente la totalidad descansa, callada, pacífica, no nacida, sin opuestos. 
Unidad que todo lo abarca y nada reclama, original, intocada, sin nombre, ni forma o cualidad. 
¿Aquello que no tiene opuestos a qué puede oponerse, qué límites encuentra, qué obstáculo le puede acontecer? 
La verdad de esta conciencia pura es amor, amor de nadie y hacia todo, como un sol cuyos destellos iluminan este ser que amanece y que permanece iluminado por sí mismo, en su original amor de ser, en su conciencia universal dadora de vida y ausente de dualidad.

Comentarios

ENTRADAS AL AZAR

Entradas populares de este blog

Conciencia plena. La vida es Ahora

Ahora

Meditación y conciencia