La paz de la presencia

 

La presencia silenciosa es un bálsamo sanador que disuelve la identificación compulsiva con los pensamientos. Si hay presencia plena, hay este instante siendo en ti, en la conciencia. 


Este instante lo llena todo, la aparición del mundo, momento a momento, sin un hacedor, desde una receptividad clara y nítida, te acoge en un silencio contemplativo de paz profunda. 


En este silencio no hay esfuerzo por hacer o dejar de hacer, por pensar o no pensar, simplemente eres llenado en la profunda apertura de la presencia. 


Lo visto, lo escuchado, las sensaciones… son acogidas sin rechazo, espontáneamente, en total apertura. 


Abrirse a la presencia te ubica en un silencio consciente clarificador. 


Las sombras que proyecta la mente se disipan y solo queda la luz del ser, de solo ser, en el silencio del corazón.

Comentarios

ENTRADAS AL AZAR

Entradas populares de este blog

Meditación, conciencia y pensamiento

Instante

Plenitud del vacío