La búsqueda callada

Buscar, por medio de la mente, es una cuestión de discurso y -como tal- éste se mantiene cerrado en sus propias significaciones e interpretaciones, en sus propias creencias y búsqueda de resultados condicionados por la lógica de su discurrir. Pero existe una búsqueda que va más allá de la mente: la búsqueda callada. Aquella que toma el sendero del silencio para profundizar, desde el abismo de su no-saber, hacia aquello desconocido, que no se puede nombrar o que renunciamos a nombrar, viendo de este modo aquello que existe en lo más recóndito de nosotros.

Al entrar en la búsqueda callada, renunciamos a dar nombre, a aferrarnos a una forma, para abrazar a todo el ser desde el ser, libre de etiquetas y de sombras acostumbradas. Supone olvidarse de todo para avanzar, sin agarrarnos del brazo de la mente (ese mapa de creencias que programa nuestro recorrido) y así dar un paso sincero, valiente y completo, por esa región sin tiempo que llamamos ‘ahora’, sin antes ni después, nada más que posada –desposada- en el instante presente que supone todo lo que somos, el acontecimiento siempre inexplorado y en continua viveza del estar siendo. La búsqueda callada es el vehículo más propicio para visionar la conciencia, donde el testigo desaparece y sólo queda lo que es visto: nosotros y el mundo en un mismo plano.

Comentarios

Erick Bojorque Pazmiño ha dicho que…
Saludos cordiales.

Bueno...
Los tibetanos y los científicos de los cuantos, afirman que no existe ni siquiera el testigo, el observador, ni lo observado.

Atentamente
Erick Bojorque

ENTRADAS AL AZAR

Entradas populares de este blog

Conciencia plena. La vida es Ahora

Ahora

Meditación y conciencia